El restaurador de la Catedral de León.

Nació en Galleguillos de Campos (León) el 28 de enero de 1867, en el seno de una familia acomodada. Crisóstomo se casó con su prima Paula Mª Franco Flórez, natural de Sahagún, en la bella iglesia de San Tirso el 16 de julio de 1897 y tuvieron ocho hijos. De entre ellos destacará el también arquitecto Juan Torbado Franco.

Casa natal de Juan Crisóstomo Torbado Flórez

Estudió arquitectura en la Universidad de Madrid y se trasladó a León donde se incorporó a las obras de restauración de la catedral. Corría el año 1893 y por aquel entonces se encontraba concluyendo la misma Juan Bautista Lázaro, al que sustituiría más tarde. En aquellos primeros años su labor se centró en la recuperación de las vidrieras y en la sustitución de elementos pétreos.

Fue arquitecto municipal en interinidad en dos ocasiones, provincial y diocesano, interviniendo en numerosas obras de la diócesis tal como San Marcos (Museo, claustro y zona de remonta), en San Isidoro de León (su primer proyecto de reparaciones es de 1911), en las iglesias de la ciudad de León como el Mercado o el palacio de Villasinda, en San Miguel de Escalada, Sahagún, Pedrosa del Rey, Valderas, Valencia de Don Juan o la iglesia de San José de las Ventas, en la que muestra especialmente la influencia de su maestro Lázaro y sus obras madrileñas y, en menor medida, con referencias del mudéjar de la escuela de Sahagún.

Como profesional liberal proyectó un buen número de obras desde su estudio. Con colaboradores de lujo como Daniel Zuloaga, dando soluciones modernas y renovadoras a la zona del Ensanche de León. La mayoría de sus edificios son eclecticistas, neobarrocos, neorenacentistas y neomudéjares.

En 1934 construyó el Cuartel de la Guardia Civil en el solar del monasterio de San Benito. Según Javier Rivera Blanco “Es interesante por sus muros lisos, el material de ladrillo, su planta en ele y la adaptación al espacio de la nave, una obra que muestra la transición del eclecticismo hacia el racionalismo.

Impulsó la formación del Colegio de Arquitectos de la zona de Galicia, Asturias y León (1930) del cual ostentó el carné número 1 y hasta 1946 su presidencia.
Torbado fue también artista, consumado dibujante, apasionado de la fotografía y del coleccionismo, siendo uno de los impulsores de la Exposición provincial de arte y antigüedades en 1906 en San Marcos de León. Ese mismo año participó en la creación de la sociedad Leonesa de Excursiones cuyo objetivo era organizar conferencias, viajes artísticos y fomentar el estudio y divulgación del patrimonio histórico-artístico de la provincia de León.
Entre sus proyectos cumplidos con el obispo de León se encuentra la fundación del Museo de la Catedral, que ya cumplió 100 años en el 2017.