Su actual iglesia de San Andrés existe desde el siglo XII, con remodelaciones posteriores que enmascaran mucho su origen románico.

Sin embargo en su interior se puede admirar un magnífico retablo obra de Cristobal de Colmenares que le fuera contratada en el 1541, el único de sus trabajos que queda documentado. Su estilo es manierista introducido en la penínisula por Alonso Berruguete, aunque fue un pintor de menor calidad con una obra más arcaica y menos correcta que otros seguidores de él. El retablo presenta doce pinturas sobre tabla en la que son representados los apóstoles de dos en dos, la Pasión de Cristo y la vida de San Andrés . Sus fiestas patronales se celebran el 30 de noviembre en honor a San Andrés, Es muy celebrada también San Isidro labrador el 15 de mayo. En la localidad se encuentran las bodegas vinícolas de Julio Crespo, con vinos D.O.León y la fábrica del queso “Qessín de untar”