Un erudito nacido en Sahagún

Hacia el año 1499 nace en Sahagún, un pueblo de la provincia de León (España) Bernardino de Ribera, apellido que más tarde cambiaría por el nombre de su pueblo natal.

Estudió en la Universidad de Salamanca, dónde se ordenó sacerdote franciscano. Esta orden había llegado a Sahagún a principios del siglo XIII , apreciados y queridos siempre despertaron las simpatías de la población, aún hoy disfrutamos de parte de su bello Convento, el Santuario de La Peregrina.

A la edad de 29 años junto con otros frailes franciscanos se embarcó hacia América en una misión evangelizadora donde falleció nonagenario en 1590.
Aprendió el náhuatl el idioma más extendido entre los indígenas y se consagró a la enseñanza y a la investigación sin dejar de ejercer su ministerio sacerdotal.
Además de tener muy buena presencia (lo escondían los religiosos ancianos a la vista de las mujeres) fue un hombre fuerte, sano y gran trabajador, que se adentró en la complejidad del mundo indígena con un revolucionario y riguroso método de investigación científica, con el que consiguió de propia boca de los indígenas información detallada de idioma, costumbres, naturaleza, creencias, lo que hoy en día llamamos cultura de un pueblo.

Su Historia general de las cosas de la Nueva España es considerada por los etnólogos la mejor fuente para la antigüedad mexicana.
El destino de su obra va desde el Vaticano a la biblioteca de Florencia, tras sobrevivir a la orden de Felipe II de retirar su obra, pero afortunadamente podemos disfrutar de su edición facsímil.

La obra de Fray Bernardino de Sahagún-El Códice Matritenses y el Códice Florentino- ha sido inscrita en el registro Internacional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO en Octubre de 2015