El pueblo primitivo llamado Villacalo por motivos que se desconocen se trasladó al lugar que ocupa el actual cambiando incluso su nombre.

Se sabe que tuvo monasterio en el año 950, del cual sólo quedan restos de enterramientos descubiertos hace más de 50 años.

El actual campanario fue la torre-mirador del marqués de Castrofuerte. La iglesia mantiene de sus orígenes del siglo XII ,el ábside y la portada, siendo barroca en el resto. En su interior preside el altar mayor un retablo del siglo XVII de San Juan de Sahagún.

Sus festividades son el 21 de diciembre Santo Tomás, patrón del pueblo y el 15 de agosto Nuestra Señora.